jueves, 4 de marzo de 2010

Cuatricromía VS Hexacromía

Hoy voy a tratar un poco el tema de la imprenta en el diseño, esa parte final y delicada que todo trabajo que ha de imprimirse implica y que hemos de poner en manos de un artesano (al fin y al cabo), quien decidirá finalmente si todas esas horas invertidas delante del ordenador darán como resultado una buena o mala imagen de nosotros mismos ante el cliente, con las repercusiones que ello conlleva.
Desde el porcentaje de encarecimiento del precio final de nuestro diseño, hasta la calidad del resultado materializado, así como el tiempo de ejecución de la impresión. Son aspectos que repercutirán directamente en nuestra credibilidad como profesionales.

Esta pequeña introducción más dirigida a la relación diseñador-"imprentero" (como diría uno de mis profesores) y sus tipicismos no tiene nada que ver con el título de este post. Inicia de un modo ameno y relacionado eso sí, la aventura que ha de vivir todo diseñador gráfico que se precie, a la hora de materializar muchos de sus trabajos.

Cuando llega este proceso de materialización (imprenta en este caso), hemos de elegir principalmente entre impresión digital y/o analógica (offset). No voy a pararme a analizar cuando se ha de elegir una u otra, pero sí a profundizar un poco en la impresión según su número de tintas.

En offset se suele trabajar con cuatricromía (CMYK), y en impresión digital hasta no hace mucho no se podían superar las cuatro tintas (salvo aplicación de tintas secundarias directas). En cuanto al mundo analógico, no todas las imprentas offset están preparadas para trabajar la hexacromía (normalmente CMYK + naranja y verde). Esta última opción (más cara) merece la pena cuando se pretenden reproducir colores que quedan fuera de los obtenidos mediante las tintas CMYK, o cuya obtención mediante la impresión a cuatro tintas resulta pobre o inexacta.

Normalmente como queda plasmado más arriba, la hexacromía se compone por los habituales Cyan, Magenta, Yellow y Black, más O (naranja) y G (verde), aunque esto puede variar según los resultados que se deseen conseguir, pudiendo variar esta fórmula por CMYKOV (V=violeta), o añadir una séptima tinta "heptacromía" (CMYKOVG), modalidad que obtendría hasta el más caprichoso de los colores a precio caprichoso igualmente.


5 comentarios:

Héctor Paúl dijo...

Interesante, pensaba que los 4 colores estaban muy estudiados para poder hacer todos los colores del espectro visible con la misma calidad, ya veo que no. Y los precios deberán rondar el kilo de oro por píxel de 7 colores, ni que te fuera a asombrar tantísimo la calidad que no te fuera a hacer falta comer nunca más.

¿Qué será lo siguiente? ¿Imprimir con una caja de 24 lápices Alpino? ¿Pinturas de dedos mil para alcanzar las texturas también?

Jorge C. Lafuente dijo...

xD esas técnicas seguramente serían enriquecedoras para el alma, aunque la tendencia pudiera hacer que en un futuro repartiéramos tarjetas de visita holográficas.

compuofertas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
compuofertas dijo...

Interesante el post, a excepción de lo siguiente(Esta pequeña introducción más dirigida a la relación diseñador-"imprentero" (como diría uno de mis profesores)), en lo que no comparto, ya que colocas al que verdaderamente hace la obra materializada como un simple que no sabe nada. Cuando realmente se esta en el campo de trabajo se llega a determinar que los faltos son los diseñadores, ya que a la hora de imprimir algo y esto es llevado a un departamento de PREprensa, hay tantos errores de los “diseñadorsitos” que finalmente quienes terminando dando el toque son los Prensistas, quienes están capacitados para este tipo de trabajo y no solo a ver las cosas buenas en pantalla o mejor dicho los chicos RGB.

A lo relacionado con la hexacromia, he podido comprobar que se puede llegar a un 92% a una tonalidad PANTONE, dando un resultado excepcional en la impresión, esto claro con las tintas PROCESO (CMYK) sumando tintas especiales (NARANJA Y VIOLETA), con lo del precio pues la calidad vale todo, y por lo general son clientes tan exigentes que piden estas tintas que el precio pasa bajo al ver el resultado.
También he tenido experiencia con Indicromia que es la combinación de tintas PROCESO(CMYK) mas tintas especiales(CYAN light y MAGENTA light) esto es exclusivo para impresión FOTOGRAFICA DE ALTA CALIDAD, en el caso de catálogos, revista, fotografía profesional etc. Dando un resultado sorprendente en la reproducción de tonalidades PIEL y CIELO.
Y lo ultimo el uso de un 7° color, y esta es la TINTA MATTE, es un efecto totalmente atractivo, que genera un efecto de barniz registrado en la impresión, sobreexponiendo partes en tonalidad matte y partes brillosas, quedando un trabajo de LUJO, pero esto sí, este efecto si es caro.

Jorge C. Lafuente dijo...

Gracias por las aportaciones Compuofertas. Ciertamente sí que suena un tanto despectiva la palabra imprentero, quizás debería haber tenido más tacto en ese aspecto, aunque ha sido más bien un apelativo a modo anécdota como aclaro en el post por parte de uno de mis profesores de diseño.

Por lo demás, no creo haber faltado a este gremio de un modo insultante ni de lejos, tan solo plasmo de un modo neutral y desde un ángulo orientado al diseñador mi relación con la imprenta.

De manera objetiva, sí puedo decir que llevo muchos años mandando trabajos a imprenta, y los típicos problemas por falta de conocimientos en cuanto a lo que impresión se refiere, ya los solventé hace tiempo.

Los ejemplos que me has puesto, no puedo considerar que se traten de diseñadores gráficos profesionales, o al menos con una titulación mínima para cuya obtención se requiere la superación de una serie de conocimientos básicos entre los cuales figura o debe figurar teoría y práctica relativa a arte final.

Y sin dejar de agradecer tú aportación para con la temática que trata este post, termino con la anécdota de haberme encontrado en la situación contraria a la que tú planteas:

- He tenido la experiencia de haber llevado a imprenta trabajos cuyo diseño se presentaba en función de la normativa planteada en su manual de identidad visual corporativa, quiere decir, plasmando los diferentes elementos gráficos en base a una serie de reglas, las cuales perseguían ofrecer una serie de soluciones estudiadas en cuanto a comunicación visual en relación con la imagen corporativa a representar principalmente.

Pues bien, el respetado impresor me mueve y estira parcialmente algunos elementos gráficos, con la finalidad de poder ajustar sus márgenes para el posterior guillotinado, cuando estos márgenes ya habían sido previstos, indicados y de un modo bastante generoso (5mm por cada extremo).

¿No me podría haber avisado antes de mandar a imprimir el trabajo?.
No, supongo que era más fácil distorsionar las proporciones previamente estudiadas de textos y otros grafismos para él hacer su trabajo rápido, cobrar y lo demás ya me lo comía yo con el cliente.

- También he tenido la experiencia de haber mandado a imprimir a offset un trabajo igualmente finalizado para imprenta. Pasado a 32 bits, convertido cada elemento a un porcentaje concreto de magenta, pues era la única tinta que llevaba, sus márgenes para corte, ¡todo!. Y tras haber entregado el trabajo al señor impresor, el cual dio su visto bueno de inmediato para pasar a reproducir.

Me encuentro con que no guardan todas las copias la misma intensidad de tinta. Lo mismo me encontraba una copia apenas perceptible por la escasa cantidad de tinta, que me encontraba otras muy oscuras con un muy mayor porcentaje de magenta, por si esto no fuera poco, por cada veinte copias me encontraba aproximadamente con cuatro o cinco copias de distorsionada impresión debido seguramente a un mal ajuste de las planchas u otro problema mecánico el cual desconozco, y que como diseñador gráfico ni me va ni me viene.

Mi trabajo acaba cuando el impresor comprueba lo que le estoy entregando para reproducir y da su visto bueno para hacer su trabajo. Los problemas que surjan a partir de aquí ya no definen a un mal diseñador, si no a un mal impresor, como los dos ejemplos que he puesto, pero que si quieres, te puedo poner más.

De cualquier modo, gracias de nuevo por lo que has aportado en tu comentario y que trata directamente con el tema de este post, a mi la verdad es que me faltaron detalles por poner, y tú lo has enriquecido más.